miércoles, 19 de junio de 2013

Aventuras, fantasía y valores humanos


Cuando estuve firmando en la Feria del Libro de Madrid, el pasado viernes 14 de junio, tuve a dos compañeros de firma, David y Begoña.

Ambos, por diferentes motivos, me parecieron personas interesantes, y decidí adquirir sus libros, que además firmarían in situ.

El primer libro que leí fue Los cinco elegidos II. La unión del renacer, de David Fernández de Sanmamed Roig. Como ya apunto en el título de la entrada, el libro derrocha aventuras, fantasía y valores humanos.

Es increíble la habilidad que tiene David para manejar tiempos. Lo veo en la duración de sus capítulos, exactamente diez páginas cada uno, y lo veo en los tiempos que se manejan en el propio relato. En él, a veces el tiempo se dilata, mientras que en otras ocasiones va muy deprisa.

David, nacido en 1997, no sabe nada de los clásicos de los cinco que otros hemos leído de pequeños.

Y de hecho, La unión del renacer, que es segunda parte de la saga, y continuación de ¡Tenemos que irnos!, recuerda más a aventuras como la Odisea, con un toque a lo X-Men y otro toque de ingenuidad que resulta dar vidilla al relato.

Además de saber manejar el tiempo, David maneja muy bien el espacio, un espacio post relativista, en el que se puede estar aquí y allí, caer del presente al pasado, o teletransportarse. Es todo el espacio-tiempo que destila la novela el que nos envuelve en una fantasía que nos hace repetir: "de acuerdo, concedo", en una suspensión de la incredulidad que llega hasta su final abierto.

Además, destacaría que David crea unos personajes que, aunque tan solo perfilados, en seguida revelan sus cualidades diferenciadoras. Los diálogos son creíbles, pero además creados sobre un momento temporal caótico en que los adolescentes están reconstruyendo su colegio, en lugar de estudiar en él.

Hay un equilibrio perfecto hombre-mujer, en el que se advierte que la generación de David no está tan tocada de forzar un feminismo, ni tampoco de suponer que los héroes son siempre hombres.

Lo que más me ha llamado la atención de este libro es lo que engancha. Lo leí durante el domingo, dejándolo a ratos y a ratos cogiéndolo con curiosidad, para ver en qué otro mundo había entrado esta vez Ulises, digo David, eso sí, acompañado tanto de los elegidos como de otros personajes, buenos y malos, que acaban teniendo poderes también.

Está relatado en primera persona y están perfectamente controladas aquellas escenas en que el narrador no aparece.

Creo que David tiene mucho futuro como escritor. Creo que no puede hacer otra cosa más que madurar a partir de los elementos que he mencionado aquí.

David me comentó que quería ser médico. Espero que aun así, deje siempre un rinconcito de su mente para la aventura, la fantasía y sobre todo para esa profesión, los valores humanos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada